La Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA), que representa a más de 55 millones de trabajadores en todo el continente, ha expresado su preocupación por las acciones de ciertos sectores políticos y económicos que amenazan la estabilidad democrática en Colombia.

Según denuncias de centrales sindicales colombianas, grupos de extrema derecha vinculados a gobiernos anteriores están preparando un «golpe blando» utilizando tácticas ya empleadas en otros países de la región.

Estas incluyen:

– Uso del parlamento para paralizar la agenda de reformas del presidente Gustavo Petro

– Manipulación de la información y abuso del poder mediático para generar pánico y desestabilizar la economía y el clima político

– Amenazas de violencia paramilitar y uso de las fuerzas armadas para impedir que se complete el mandato constitucional e interrumpir el proceso de cambio

Además, el sector empresarial se opone fuertemente al gobierno, sin mantener un diálogo constructivo ni favorecer una agenda de desarrollo para el país. Esto se evidencia en la exigencia de la patronal colombiana de incluir a Colombia en la lista de la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT de 2024, sin un caso serio que considerar, con el objetivo de desgastar políticamente al gobierno.

La CSA reafirma su defensa de la institucionalidad democrática en Colombia y expresa su firme solidaridad con sus organizaciones afiliadas y movimientos sociales en el país. Respalda al gobierno del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez en sus objetivos de avanzar en el proceso de paz, las reformas sociales y la reafirmación de los derechos laborales y sindicales.

LEER COMUNICADO DE LA CSA

AFILIATE A LA USO
Chat USO